Filtros de Aceite
Los filtros de aceite Millard ayudan a reducir el desgaste del motor y garantizan el estado óptimo del aceite. El cometido de un filtro de aceite es el de proteger el aceite lubricante del motor de la suciedad procedente de los residuos de la combustión, de los restos de materiales desprendidos por el rozamiento de los componentes del motor y otras partículas que el aceite pueda arrastrar, causantes del desgaste prematuro de los cojinetes, rodamientos y demás elementos sometidos a fricción.
Los filtros de aceite o sus housings en el caso de filtros tipo ‘eco’, poseen una válvula de seguridad en su interior. En caso de que el papel se sature, esta válvula se abre por la diferencia de p`resiones entre el lado sucio y el lado limpio del filtro, permitiendo el paso de aceite no filtrado evitando que el motor funcione sin lubricante.

La válvula anti-drenaje permite que se mantenga una reserva de aceite cuando el motor se apaga. Esto evita daños en el motor cuando se arranca en frío, ya que las partes superiores necesitan mayor tiempo para ser lubricadas y esto sucede sólo cuando el filtro está completamente lleno de aceite.

Existen dos clases de filtros de aceite: sellados y de tipo cartucho (el elemento filtrante).. Los primeros contienen el elemento filtrante con una carcasa metálica especialmente desarrollada y dotada de las válvulas anteriormente citadas. Los de tipo cartucho prescinden de esta carcasa ya que es el propio motor el que la aporta (housing de filtro de aceite). Cuando este tipo de filtro no tiene partes metálicas se les denomina “filtros ecológicos” por su facilidad de reciclaje y por tanto mayor respeto por el medio ambiente.

Nuestros filtros, fabricados bajo las más estrictas normas de calidad, garantizan la protección del motor y por tanto, una mayor durabilidad del mismo